Consejos para una educación eficaz en el lugar de trabajo

Los métodos de capacitación simples que enseñan de forma eficaz sobre los efectos de la violencia doméstica y sexual y el acecho pueden cambiar la cultura del lugar de trabajo y hacer que los trabajadores estén más seguros.

Cómo comenzar

    • Para conseguir apoyo para iniciativas de educación internas, presenta un seminario corto ante los gerentes ejecutivos y/o al liderazgo del sindicato sobre los efectos de la violencia doméstica y sexual en el lugar de trabajo.
    • Encuentra un campeón defensor en la gerencia de altos cargos, y/o el liderazgo del sindicato que apoye la importancia de la necesidad de la educación o capacitación sobre la violencia doméstica y sexual.
    • Solicita que la gerencia ejecutiva y/o el liderazgo del sindicato presenten las iniciativas de capacitación o educación para demostrar su apoyo al tema.
    • Revisa todos las pólizas y los procedimientos de personal, las prestaciones, los servicios a los empleados y los mecanismos de seguridad antes de la capacitación para determinar cómo el contenido de la capacitación debe integrarse o interactuar con estas áreas.
    • Incluye la participación de Recursos Humanos, de cualquier programa de asistencia para empleados (EAP, por sus siglas en inglés), del sindicato-si aplica, y del personal de servicios de seguridad en la planeación para la educación o la capacitación en el lugar de trabajo.

Durante la capacitación

    • Adapta el contenido de la capacitación y de los folletos para los empleados cuyo idioma principal no es el inglés y, considera preocupaciones culturales que puedan afectar la capacitación sobre la violencia doméstica y sexual.
    • Proporciona una lista de recursos de referencia durante la capacitación, incluyendo proveedores de servicios que reflejen la diversidad y la distribución geográfica de la fuerza laboral.
    • Considera el momento de la capacitación. Evita realizar la capacitación durante un cambio organizativo importante, como despidos o una reestructuración.
    • Cuando sea posible, haz que los eventos de capacitación sean obligatorios, especialmente para los gerentes. Sin embargo, permite que las personas empleadas que soliciten ser excluidas de manera voluntaria, tengan la oportunidad de no participar. La capacitación puede ser abrumadora emocionalmente para algunas personas empleadas que han sido traumatizadas por la violencia en el pasado.
    • Permite que los empleados se retiren de la capacitación, si es necesario, y ten a su disposición a personas capacitadas (preferiblemente a consejeros de violencia doméstica y sexual) para que se reúnan con las personas empleadas que lo necesiten.
    • Mantén las capacitaciones en persona relativamente pequeñas, con un límite máximo de 50 personas empleadas si es posible, con el fin de tener oportunidades para realizar preguntas e interactuar.
    • Durante la introducción a la capacitación, reconoce cualquier evento violento pasado, como el asesinato de un empleado o ataques en el lugar de trabajo.
    • Ten sensibilidad ante los asuntos de género que forman parte de la violencia doméstica y sexual. Reconoce que aunque las mujeres tengan un riesgo más alto, cualquier persona puede ser una víctima y cualquier persona puede ser una persona perpetradora. Evita hacer declaraciones que puedan percibirse como culpabilización a los hombres.
    • Proporciona un mensaje de esperanza combinado con un enfoque práctico en las necesidades del lugar de trabajo.