Monitoreo y evaluación de los programas del lugar de trabajo

Los lugares de trabajo pueden implementar una variedad de acciones estratégicas para abordar la violencia doméstica y sexual. Es fundamental evaluar y monitorear estos programas para determinar si estas acciones son efectivas.

Monitoreo y evaluación

El monitoreo es una función normal de la administración y es importante para evaluar la consistencia con la que se implementan los procedimientos nuevos. Puedes tomar los siguientes tres pasos:

Paso 1: Empezar un proceso para monitorear de manera regular las respuestas del lugar de trabajo ante la violencia doméstica y sexual mediante el uso del cuestionario que se ofrece a continuación como pauta.

Paso 2: Monitorear las respuestas del lugar de trabajo de forma continua a través de una revisión anual de las medidas de prevención y de respuesta ante la violencia doméstica y sexual.

Cualquier tipo de monitoreo o evaluación dependerá en gran manera de los registros escritos, como se describe en la “Lista de verificación para la revisión anual”. Es esencial que cualquier registro individual, detallado y relevante sobre acontecimientos de violencia doméstica y sexual se almacene en un lugar confidencial y que no se comparta con el personal que no sea parte de funciones de seguridad o administración.

Paso 3: Evaluar formalmente las medidas estratégicas, como las políticas y los procedimientos, las capacitaciones, los servicios para empleados y los mecanismos de seguridad y protección.